Trabajo a distancia

Share on Pinterest

¿Qué es el trabajo a distancia?

El trabajo a distancia es una forma flexible de organización del trabajo consistente en el desempeño de la actividad profesional sin la presencia física del trabajador en la compañía a lo largo de una parte esencial de su horario laboral. Abarca una extensa gama de actividades y puede efectuarse a tiempo completo o bien parcial.

La actividad profesional en el trabajo a distancia, implica el empleo usual de métodos de procesamiento electrónico de información, y el empleo permanente de algún medio de telecomunicación para el contacto entre el teletrabajador y la compañía.

Si quieres tener una formación de calidad y altamente especializada en TeleTrabajo te recomendamos el curso de KENSO: TELETRABAJO, máxima productividad en remoto.

Curso de Formación Teletrabajo KENSO
TELETRABAJO: máxima productividad en remoto.

Beneficios para el trabajo a distancia

El trabajo a distancia no es solo ventajoso para la compañía, asimismo lo es para el teletrabajador:

  • Reducción de los desplazamientos al y desde el trabajo, lo que supone un ahorro de tiempo y de dinero, y una reducción de fatiga.
  • Mayor flexibilidad del horario laboral, que deja al teletrabajador organizar sus horas de trabajo y amoldarlas a sus necesidades personales.
  • Mayor autonomía: para aquellas personas con un carácter independiente y que les agrada aceptar responsabilidades, el trabajo a distancia les deja gozar de un mayor grado de autonomía.
  • Una mayor libertad en temas personales menores como el vestuario y las relaciones con colegas.

Modalidades del trabajo a distancia

El trabajo en el domicilio

El trabajo a distancia a domicilio es hoy día el trabajo a distancia con mayor potencial de desarrollo. En general, este género de trabajo a distancia implica el empleo de telecomunicaciones y también informática, por consiguiente lo probable es que estos teletrabajadores lo hagan con información.

Los ejemplos más habituales son profesionales y directivos que trabajan uno o bien un par de días por semana en el domicilio, así sea por la política de la compañía de reducir los tiempos de desplazamiento o bien por su deseo.

Por poner un ejemplo, las labores rutinarias como el procesamiento de datos se hacen a distancia.  No obstante debe citarse que el trabajo a distancia a domicilio puede ocasionar aislamiento.

Este es el inconveniente más esencial al que debe hacer frente estos trabajadores. Estudiar el sitio preciso de la casa en el que se marcha a trabajar: que no esté completamente apartado puede ser una solución.

Los centros de trabajo a distancia o bien telecentros

Un centro de trabajo a distancia es una oficina de recursos compartidos que dispone de las instalaciones de telecomunicaciones y de los equipos informáticos precisos para desarrollar actividades de trabajo a distancia.

Normalmente es más accesible que la modalidad precedente para la mayor parte de los usuarios. El centro opera como una oficina de oferta de servicios y alquiler temporal para los usuarios.

Los centros de trabajo a distancia acostumbran a tener las próximas peculiaridades comunes:

  • Dismuyen los tiempos de desplazamiento, lo que supone un ahorro de tiempo y dinero y una mejora de la calidad del aire y también influye de forma positiva en la salud de los usuarios en su vida en familia
  • Facilitan el traslado de puestos a áreas rurales donde los costos de las residencias son más accesibles y los accesos más simples
  • Suponen una mejora de la capacitación informática de los trabajadores locales.
  • Dan una solución para aquellos teletrabajadores que temen el aislamiento social producido por el trabajo en el domicilio
  • Suponen un mejor aprovechamiento de los centros y de los lugares de trabajo, puesto que pueden ser usados las veinticuatro horas del día repartidos en 3 turnos de usuarios
  • Facilitan el acceso al trabajo. Acostumbran a estar ubicados en la zona donde viven los usuarios y disponen de parking para todo género de automóviles.
  • Por otra parte, los gastos son recuperados con las ventajas logrados por la compañía a través del programa, en menos de un par de años. En lo referente a los costos de funcionamiento, estos como es lógico son muy variables.

El desarrollo de este género de centros se justifica para empresas privadas, cuyos trabajadores inviertan un tiempo diario de desplazamiento superior a una hora. Para instituciones de carácter público, la financiación de esta clase de centros se explica esencialmente por temas de capacitación, educación y creación de empleo.

Teletrabajadores móviles o bien itinerantes

Esta clase de teletrabajadores que emplean redes telefónicas y radiofónicas, está en incremento en tanto que los adelantos tecnológicos están libres a costos más accesibles.

El trabajo a distancia torna posible que personas que anteriormente estaban ligadas a lugares fijos de trabajo se transformen, merced a los medios tecnológicos y también informáticos en teletrabajadores «itinerantes», sin domicilio fijo, sin perder el contacto permanente con su empresa y su familia.

Este género de usuarios, está pertrechados con teléfonos móviles, aparatos de fax, ordenadores portátiles y buscapersonas

Trabajo a distancia

El futuro del trabajo a distancia

No es muy probable que los factores que han motivado el desarrollo del trabajo a distancia desaparezcan: los inconvenientes de tráfico van a aumentar, el respeto al medioambiente formará una mayor demanda, las compañías precisarán acrecentar su flexibilidad y competitividad, deberán reordenarse y contratar a personal más cualificado, prosperar el servicio al usuario y reducir los costos fijos.

Es probable que el trabajo a distancia prosiga medrando en el futuro. Las predicciones sobre el número de trabajadores cambian en buena medida en dependencia de de qué manera se defina el trabajo a distancia. No obstante no se marcha a generar una revolución del trabajo a distancia.

Lo más probable es un cambio paulatino de las formas de organización laboral a consecuencia de la revolución informática.

Regulación del trabajo a distancia

Podríamos resumir esta sección con la próxima oración «¿vacío legal o bien desregulación en verdad?». Realmente no existe doctrina unificada sobre el tratamiento legal que corresponde al trabajo a distancia. De esta manera, cada supuesto debe ser analizado conformemente con sus peculiaridades especiales para determinar si existe o bien no una relación laboral, y por consiguiente si tiene que haber un contrato laboral.

Los elementos clave del Régimen Legal son: la dependencia de una organización extraña, la unión rigurosa a las indicaciones empresariales a lo largo de la ejecución del trabajo y el control final del mismo por la parte del empresario.

El trabajo a distancia tiene que regirse de entrada por el «Art. trece del Estatuto de los Trabajadores» .

Desde el punto de vista rigurosamente jurídico, los derechos de los Teletrabajadores son los mismos que los del resto de los trabajadores que desarrollan su actividad en una empresa o bien una factoría.

Cuestión diferente es que, en la práctica muchos de esos derechos pueden ser de manera plena operativos o bien resulte posible ejércelos satisfactoriamente. En este sentido semeja muy recomendable la adecuación de las reglas.

Así sea a través de el desarrollo de una legislación «singular», la negociación colectiva o bien la práctica del acuerdo entre todas y cada una de las partes implicadas.

¿Qué puede demandar el teletrabajador?

Si bien cada autoridad deja diferentes cantidades de gastos, la próxima lista es orientativa. No todos y cada uno de los gastos que te mentamos responden a todas y cada una de las situaciones.

  • Oficina o bien taller en el domicilio
  • Si usas tu hogar como oficina primordial, puedes demandar exactamente los mismos gastos que un establecimiento:
    • Electricidad
    • Teléfono
    • Rentar mobiliario y las instalaciones
    • Tomas de corriente extras
    • Material de oficina
    • Limpieza
    • Sueldo de asistentes
    • Seguros empresariales y tasas profesionales

¿Quién debe abonar qué?

La persona o bien organización que paga los gastos es la que está en su derecho a demandar la desgravación fiscal. Cualquier gasto de un individuo es imponible a efectos impositivos.

Si un empresario paga una parte de los gastos de la oficina que un teletrabajador establece en su casa, bien de forma directa o bien de forma indirecta, este ha recibido un beneficio que debe declarar, solicitando la factura original como un gasto deducible de impuestos para compensar el impuesto sobre el beneficio recibido.

Las leyes tributarias pueden ser contradictorias y confusas. Los recaudadores de impuestos cobran, por lo tanto, si se les pregunta si un gasto es deducible o bien no, muy seguramente te afirmarán que no. En estos casos un buen especialista vale la pena.

No se pueden conseguir desgravaciones fiscales de costos que no se han tenido. Para pedir una desgravación fiscal se precisa una factura o bien alguna reclamación de pago de una tercera persona.

Recomendaciones para el trabajo a distancia

A fin de que el cambio se aborde de forma exitosa, hay que saber y aceptar que trabajar en el domicilio implica una serie de contrariedades y cuestiones que, si bien supuestamente intrascendentes, pueden complicar el trabajo a distancia.

Barreras a cuestionarse respecto al espacio de trabajo

  • ¿Dónde se sitúa la oficina?
  • ¿Está la oficina fuera de los límites establecidos en el domicilio?
  • ¿Está el equipo de la compañía libre para la familia?

En caso negativo

  • ¿De qué forma se marcha a advertir si algún miembro de la familia lo usa?
  • ¿Está el teletrabajador libre para algún menester familiar?
  • ¿De qué forma se tratarán las llamadas de trabajo y las visitas?

WeTransfer

WeTransfer

WeTransfer, qué es y de qué forma lo puedes utilizar para compartir…